VIEJA DEUDA

VIEJA DEUDA

Pedirte perdón es aclarar que por un instante me sentí autosuficiente y sentí un amor soberbio y aparté de mi vida por unos momentos el alimento que incondicionalmente me proveía tu muy sensible corazón; perdonar es acción de los grandes corazones lastimados, aceptar el perdón  es goma, es pegamento soldador de las almas que se aman, es recuperar el amor por la vida,  pedir perdón es  gritar a mi otra parte que lo más importante de mi vida,  el único tesoro de mi camino eres tú… Permíteme seguir diciéndote, gracias por darme de comer tu amor.

Feliz Mes del Amor.
Franz Merino