MI MADRE SE FRACTURÓ LA NARIZ.

MI MADRE SE FRACTURÓ LA NARIZ.
MI MADRE SE FRACTURÓ LA NARIZ.

Sus caminar es lento, sus pasos están volviéndose torpes.
Al entrar a la sala sus sandalias preferidas le provocaron tropezarse.
Su nariz impactó directamente en el entablado de romerillo.
No llegué tan rápido a su auxilio como sí el derrame de su sangre en el piso.

Su peso es grande, aunque su tamaño es pequeño: es rechoncha.
Mi desesperación aumentó mi adrenalina y pude levantarla solo.
Una vez en pie, proseguí a sentarla en el sillón confidente, para ir por una toalla.
Con delicadeza limpié la sangre de su rostro y me percaté de la fractura nasal.

Solicité a mi madre me acompañe donde el médico con urgencia, ella no accedió.
Igual fui por las llaves del vehículo, por documentos y por dinero rápidamente.
A mi regreso mi madre no creía que se fracturó pues estaba viéndose en el espejo.
Por su necedad casi exigí con voz alta: ¡vamos mamita, déjese ayudar, por favor!

Ya llegados al hospital, el diagnóstico fue corroborado: pequeñas fisuras nasales.
Manifestó el médico que por su avanzada edad de 81 años, es mejor no operar.
Le dieron de alta asegurando, que por sí mismos se soldarán los huesillos.
Las indicaciones primeras: colocar hielo cada 10 segundos para no quemarla.

Así fue, después de cumplir el tratamiento e indicaciones al pie de la letra: se soldó.
Recordé lo que hacen los padres por los hijos bebés e infantes:
evitan que no se caigan al inicio de sus pasos, si sucede los levantan y calman;
si enferman intentan sanarlos inmediatamente con las medicinas caseras;
si no pueden, los trasladan al médico con palabras de afecto y no los dejan solos.

Franz Merino
www.franzmerino.com

CUIDADOR ANONIMO.

Cuidador Anónimo
Cuidador Anónimo

Cuando mi padre me llamó para que lo asista en su agonía, mi vida personal  y familiar enfrentó un antes y un después. Mi madre enviudó y ella indirectamente me buscó para ser desde ahí su cuidador. Uno más de esos anónimos que asisten a sus padres ancianos y enfermos. Unos lo harán por amor, otros por deber, por humanidad, por obligación y otros porque no tienen elección. Bienvenidos a este mundo oculto de puro sacrificio y del más grande amor;  así como a todos los comentarios de esos anónimos que damos y paralizamos nuestras vidas por esos seres llamados padres.

Franz Merino

www.franzmerino.com